Puertas camufladas: cómo ocultar puertas

Puertas camufladas: cómo ocultar puertas

Puertas camufladas: cómo ocultar puertas

Contenidos del artículo

Tiempo estimado de lectura: 6 min

Contenidos del artículo

Las puertas camufladas son una alternativa cada vez más demandada a nivel decorativo, ya que estéticamente son una solución muy interesante y que, además, permite organizar el espacio de un modo más personalizado, logrando no sólo una mayor belleza en el conjunto, sino una completa continuidad así como la posibilidad de ocultar puertas específicas como por ejemplo la puerta del baño o cualquier otra que se quiera que permanezca más disimulada.

Puertas del mismo color de la pared

Si quieres colocar una puerta camuflada, la primera solución es la de utilizar el mismo color que la pared, ya que esto te va a ayudar en tu cometido.

De esta manera, si la paredes blanca te recomendamos instalar puertas blancas, y siempre que sea posible optar por puertas de interior lacadas que logren mimetizarse al máximo con el color de la pared.

No siempre es fácil conseguir el color exacto para la pared y la puerta, por lo que lo más recomendable en estos casos es pintar ambos elementos en el mismo proceso, para lo cual deberás conservar el código de color con el objetivo de poder obtener tanto pintura para pared como pintura para madera con la máxima exactitud.

Debes tener en cuenta que el hecho de pintar las puertas del mismo color de la pared, te va a ayudar a conseguir unificar más el entorno, pero si lo que quieres es conseguir camuflar puertas que realmente pasan desapercibidas, entonces también es importante que tengas en cuenta las siguientes recomendaciones para ocultar puertas con los mejores resultados.

Puerta oculta sin marco moralzarzal
Puerta oculta sin marco escorial

Puertas a ras de la pared

Las puertas a ras de la pared, también conocidas como puertas rasomuro, es una de las soluciones para camuflar puertas que te va a permitir lograr disimularlas de una manera más eficiente.

Sabemos que hay tareas decorativas como camuflar una puerta que pueden resultar complicadas, pero precisamente, al instalar la puerta completamente a ras de la pared, veras que el resultado es excepcional.

Estas puertas tienen la característica de quedar al mismo nivel que el resto de la pared, por lo que si conseguimos utilizar también colores idénticos entre puerta y pared, entonces lograremos unos resultados verdaderamente asombrosos.

Hay que tener en cuenta que no todas las puertas a ras de la pared van a lograr el mismo grado de ocultación, ya que hay algunas en las que se puede seguir viendo parte de las líneas que delimitan pared y puerta, mientras que otras logran una adaptación perfecta que es prácticamente imposible de ver a simple vista.

Recuerda que este tipo de puerta se puede presentar también con diferentes colores, texturas, formas y elementos extra, siempre con el objetivo de lograr una apariencia exacta con respecto a la pared de su entorno.

Puerta empotrada integrada a la pared

Puertas abatibles ocultas

Las puertas abatibles ocultas como es el caso de las puertas sin marco también son una solución muy interesante, ya que de esta manera se consigue unificar la puerta y la pared de un modo muy eficiente, aportando una gran belleza al entorno y una uniformidad sorprendente.

Este tipo de puerta es muy utilizada en la actualidad en diferentes estilos decorativos, destacando aquellos que buscan crear entornos más elegantes y, por supuesto, también para el estilo minimalista.

La sencillez y la simplicidad que ofrece esta puerta permite instalar puertas camufladas pero sin la necesidad de que vayan completamente a ras de la pared.

De hecho, debemos recordar que, salvo casos excepcionales, el grueso de la tabiquería suele ser superior al de la puerta, lo que significa que generalmente, las puertas abatibles sin marco quedarán a ras de la pared tan sólo en uno de sus lados, lo que significa que en el momento de la instalación hay que estar muy pendientes para tener la total certeza de que se coloca de la forma más adecuada.

Esto no suele ser ningún problema puesto que, salvo casos muy particulares, lo que se necesita es que se trate de una puerta invisible tan sólo por uno de los lados, habitualmente el exterior, mientras que en el interior de la estancia, pasillo o escalera, lo más habitual es que no haya exigencias de este tipo y, por tanto, la diferencia entre tabique y puerta se pueda ubicar en esta cara interior.

 

Puerta oculta sin marco cercedilla

Otros artículos de interés

Abrir chat